NAZOA Aquiles

 

Poeta y humorista venezolano, n. en 1920 y m. en un accidente automovilístico en 1976.

 
Inicio

Nacido en el barrio popular de El Guarataro (Caracas), vivió orgulloso de su extracción humilde, sus oficios proletarios, el auto didactismo que lo convirtió en uno de los más cultos escritores venezolanos, poseedor de una vasta erudición musical, excelente lector de autores en lenguas inglesa y francesa, aprendidas por su cuenta, riesgo y pasión. Hipersensible, arrebató su cultura a pedazos en el trajinar por la supervivencia. Aprendió el valor de la sonrisa en la lucha cotidiana por sus ideales, y siempre fue, y se jactaba de ello, El Transeúnte sonreído, título de su primer libro de poemas.

 

Admirador de George Bernard Shaw, William Shakespeare, llya Ehrenburg, Hans Christian Andersen y Wolfgang Amadeus Mozart, en orden ascendente de pasiones, como acostumbraba decir. Shaw, por su irreverencia, Shakespeare por su tragicidad exagerada, Ehrenburg por su irrespeto a la solemnidad de un socialismo demasiado perfecto, Andersen por su desmesurado amor a Jenny Lynde, "el ruiseñor de Suecia", Mozart porque era un niño en cuyo genio estaba compendiada toda la música del universo.

Hizo periodismo combativo desde muy joven, consciente del poder de fuego de la palabra bien manejada. Fustigó sin tregua el mal gusto de una burguesía nuevo-rica, obnubilada por los objetos de consumo que tipificaron la Venezuela saudita en el auge del comercio petrolero. Satirizó los lastres de una democracia representativa que varias veces se tornó represiva. De esta materia se nutre su humor. Así dejó testimonios desde las páginas del semanario humorístico Fantoches, fundado por Leoncio Martínez, su maestro en todos los sentidos. Desaparecidos periódico y fundador, ingresó a las filas de El Morrocoy Azul y luego de Dominguito, otros dos semanarios dirigidos por el humorista y revolucionario Gabriel Bracho Montiel. Cuando El Morrocoy Azul fue adquirido por un ministro de la dictadura de Marcos Pérez Jiménez, Nazoa contribuyó a fundar otros periódicos de humorismo combativo, empresas en las cuales lo acompañaron su hermano Aníbal, Kotepa Delgado, Claudio Cedeño, Ildemaro Torres, Aureliano González y otros. Así fueron apareciendo y desapareciendo efímeros semanarios: La Pava Macha, El Tocador de las Señoras, Una Señora en Apuros, El Fósforo. Además, semanalmente, con el seudónimo de "Lancero" publicó poemas satíricos en el diario El Nacional.

Durante la dictadura de Pérez Jiménez, estuvo exilado en Bolivia. Era 1957. Cantó a las "cholitas barrenderas", compiló una antología de diez poetas bolivianos y otra de cuentistas hispanoamericanos. A su regreso a Venezuela, buscó refugio en la ciudad provinciana de Cagua. Vivió allí entre libros y muñecas de trapo. Se desvivía por el rescate de los juguetes tradicionales, en continua exploración de la esencia popular de la cultura, donde arraiga toda su obra.

La rebeldía venezolana se ha expresado verbalmente en los refranes y coplas, en los chistes políticos y el humor paródico. Ha sido una constante de la lucha contra regímenes represivos. Aquiles Nazoa comprendió y valoró estos recursos en otros humoristas a quienes estudió y fue recogiendo en antologías. De esa tradición abrevó elementos para elevarlos a resonancias críticas y poéticas no igualadas. El cuento folclórico, las tragedias y comedias clásicas, los romances de tradición hispánica, fueron cimientos de poemas suyos escritos casi siempre dentro de una métrica popular octosilábica o en el clásico endecasílabo. Estaba convencido de que en lo popular

 

 

AquilesObras

Entrevista

Autobio

Prensa

links

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

se nota ante todo el ritmo interior de la frase, la medida octosilábica en que está acuñada, como para que con esa música, ese ritmo, esa medida de verso que se le ha impreso a la expresión, se fije en la memoria; se sabe que en la memoria es más fácil retener aquello que viene medido, aquello que viene versificado. (Nazoa: Las cosas más sencillas, 92).

 

   

Desde 1945 circularon sus libros humorísticos y satíricos. Los lectores se condicionaron a verlo como un generador de risa tras la cual se ocultaban ternura y lirismo represados. En 1960 apareció otro libro que, sin romper con la sutileza en el manejo del lenguaje, revelaba a un gran poeta "en serio". Lo tituló simplemente Los poemas.

En 1961, cuando se produce la agresión contra la naciente Revolución Cubana, Nazoa adoptó posiciones de solidaridad muy definidas. Dictó dos conferencias en la Asociación Venezolana de Periodistas, bajo el título Cuba, de Martí a Fidel Castro. Volvió a su refugio de Cagua. Dictó recitales nómadas por pueblos y ciudades, juglar protestatario. Sus rondas le permitieron ahondar más en el conocimiento profundo de la cultura nacional, lo que resume en una frase que se volvió consigna: "Creo en los poderes creadores del pueblo".

En 1962 las luchas insurreccionales sacudían el continente. La Revolución Cubana había marcado su impronta desde la Segunda Declaración de La Habana. Nazoa fue consecuente en sus posiciones ideológicas. Recorrió todo el territorio venezolano para dictar conferencias críticas sobre "la pava y lo pavoso". Detrás del título alusivo a las creencias en el mal agüero había un mensaje cuestionador de la sociedad. Cuando el país retornó al apaciguamiento y a las luchas institucionales, Nazoa volcó su ingenio y la vasta cultura de la cual hacía uso sin ostentaciones, para proyectar su imagen a través de la televisión venezolana con un programa semanal que le granjeó simpatías y popularidad: "Las cosas más sencillas".

Su temprana conciencia de clase proletaria, su formación marxista, hicieron de Aquiles Nazoa un signo dramático de dignidad intelectual y política irreductibles. Su vida áspera y difícil le aguzó la sensibilidad de poeta. Fue un empecinado defensor de la naturaleza y un combatiente infatigable contra la destrucción de la ciudad natal por la voracidad "modernizadora" de los contratistas. Llegó a conocer tanto de urbanismo como un profesional. Enemigo declarado de la sociedad de consumo, condenaba día a día la contaminación urbana producida por los gases letales del automóvil, señor absoluto de la ciudad capital. Por ironía, en una carretera hacia el interior del país, conductor reciente, fugitivo de la ciudad inhóspita, su vida quedó diseminada entre un montón de hierros amorfos.

 

Domingo Miliani

 

   

BIBLIOGRAFIA SELECTA

A)

·      El transeúnte sonreído. Caracas: Grafolit, 1945.

·      El ruiseñor de Catuche. Caracas: Avila Gráfica, 1950.

·      El burro flautista. Caracas: Pensamiento Vivo, 1958.

·      Caballo de manteca. Caracas: Pensamiento Vivo, 1960.

·      Cuba, de Martí a Fidel Castro. Caracas: Pensamiento Vivo, 1961.

·      Mientras el palo va y viene. Caracas: Universidad Central de Venezuela, Dirección de Cultura, 1962.

·      Los poemas. Caracas: Amigos de la Poesía, 1961.

·      Pan y circo. Caracas: Ed. Arte, 1965.

·      Caracas física y espiritual. Caracas: Círculo Musical, 1966.

·      Humor y amor de Aquiles Nazoa (Antología). Caracas: Librería Piñango, 1962.

·      Los humoristas de Caracas (Compilación y prólogo de A.N.). 2 ed. Caracas: Monte Avila, 1972. 2 vol.

·      Las cosas más sencillas. Caracas: Oficina Central de Información (OCI), 1972.

·      Vida privada de las muñecas de trapo. Caracas: Corporación de Turismo de Venezuela, 1975.

·      Obras completas. Caracas: Universidad Central de Venezuela, 1978-1983. 3 vols.

   

B)

a) Bibliografía

·      Rivas, Rafael Angel. “Contribución a la bibliografía de Aquiles Nazoa”. Letras (Caracas), 34-35(1978): 165-175.

 

b) Estudios

·      Lovera De Sola, Roberto. “Aquiles Nazoa. Itinerario de una vida creadora” Suplemento Cultural de Ultimas Noticias. Caracas (2 de mayo de 1976): 29-32.

·      Miliani, Domingo. “Aquiles Nazoa, poeta y humorista por gracia de su pueblo” CdA (La Habana), 98(1976): 109-112.

·      Pineda, Rafael. “Aquiles Nazoa y el humorismo en Venezuela”. Imagen (Caracas), 62-63 (1968): 17-18.

·      Pineda, Rafael. “Poesía de Aquiles Nazoa”. Papel Literario de El Nacional. Caracas (19 de junio de 1958): 8.

·      Sanoja Hernández, Jesús. “Aquiles Nazoa con Caracas en el bolsillo”. Papel Literario de El Nacional. Caracas (28 de agosto de 1958): 2.

·      Silva, Ludovico. “Aquiles Nazoa, poeta popular”. El Nacional. Caracas (27 de abril de 1976): D-13.

·      Subero, Efraín. La obra poética de Nazoa. Caracas: Ministerio de Educación (Separata del Vol. 87 de la Col. Biblioteca Popular Venezolana), 1962.

[DM.]

   
Fuente: DICCIONARIO ENCICLOPEDICO DE LAS LETRAS DE AMERICA LATINA. Biblioteca Ayacucho. Monte Avila Editores Latinoamericana. Primera Edición 1995.
Uma